Qué bueno que llegó la Asertividad …

Tras ir a un psicólogo en cierta ocasión, cosa, que jamás se me pasó por la cabeza por motivos personales, pero de lo que no me arrepiento.

Además dicho psicólogo me llegó a comentar, que no percibía, que con distinción a otros clientes,  fuera necesaria mis sesiones periódicas, gracias a mi grado de estabilidad emocional y  convicción personal de autoestima, sin presentar síntomas acusados, donde mi única preocupación e interés era todo lo relacionado con » quedar bien con mis clientes y por ello, ganar o conseguir presupuestos que aseguraran la continuidad de trabajos completa de la empresa».

Esta preocupación y necesidad, estaba basada únicamente, en que dichos clientes siempre escucharan por nuestra parte, todo lo  que nosotros ofrecíamos, y que tras diferentes reuniones, siempre, y digo siempre, se convertían, en sus requisitos o necesidades según sus palabras iniciales, que pasado un tiempo, se traducían en nuevos requerimientos, o adaptaciones, que nada tenían que ver con la primera toma de requerimientos o necesidades.

Bendito, término, denominado «ASERTIVIDAD», algo que siempre agradeceré  a mi Psicólogo Rafa, el cual me dio la luz, y mucho más.

Algo que inmediatamente, me demostró, tras una llamada telefónica de una compañía de telefonía,y que sucedió, durante mi sesión con el doctor. Fue breve, en tal conversación, pero además, contundente y eficaz, donde la chica de telefonía, intentaba convencer al doctor de las mejora que podía conseguir si cambiaba de compañía; pero el doctor, concluyó rápidamente: «Le agradezco su llamada y ofrecimiento, pero primero, estoy en una consulta con un cliente, y segundo, no tengo motivos para cambiar de compañía telefónica, si llegara el momento, no dude, en que haría todo lo posible por contactar con usted, gracias a su simpatía, y amabilidad, por lo que espero que en tal momento su interés de migración a su compañía sea similar a la mostrada en estos momentos.»

La conversación duró menos de un minuto, y la parte de la empresa telefónica, no debió sentirse atacada o maltratada telefónicamente, cosa que estoy seguro que están acostumbrados a escuchar todo tipo de aberraciones para los que tienen poca paciencia, o para los que disponen de mucha paciencia, o no saber decir «Que no», o no decir, «basta», serán quienes sufran las consecuencia negativas de una situación incómoda o insostenible.

Vamos, que en resumen la ASERTIVIDAD,  es una forma clara, sencilla y hábil, de decir las cosas sin pensar sus consecuencias, pero siempre desde los principios humanos, y por supuesto, sin dañar, molestar, u ofender al prójimo, sino todo lo contrario, es SITUARTE en tu zona de confort, con la seguridad, de todo aquello que defiendes, vendes, opinas, hablas o difundes está bajo tu control,  y que CREES y DEFIENDES bajo todos tus principios (MORALES, FAMILIARES, COMERCIALES, ETC…).

En mi caso, cuando comencé en mi empresa, pedir a un cliente el pago de una factura sobre algo, que ya estaba en manos de este, pero bajo su disfrute u obteniendo de rendimientos, de dicho servicio,,, me daba la impresión, que estabas mendigando a la hora de solicitar el pago del trabajo realizado, por un simple sentimiento de vergüenza de cobro.

Gracias a la ASERTIVIDAD, puedes ser capaz de recuperar lo que te pertenece a través de tu trabajo y esfuerzo, y que seguramente, por lo que ya está disfrutando tu cliente u obteniendo beneficios tras tu esfuerzo.

Esta ASERTIVIDAD discrimina justificaciones absurdas e innecesarias (como por ejemplo tengo que alimentar a mis hijos, o a mi familia, he de pagar una hipoteca, le debo dinero a …), para conseguir afirmaciones, claras, contundentes y que valoran toda tu dedicación y esfuerzo de cara a tu cliente, que obtendrán tu objetivo de cobro de tu cliente, sin la posibles confusiones o excusas.

Sinceramente, la ASERTIVIDAD debería formar parte de nuestras vidas, no sólo empresariales, sino personales. Decir las cosas claras y sin ofender nos ayudarán a nosotros, y también a los que nos rodean, gracias a que, nunca se sentirán mal por algo que expresemos.

Dicho esto, solo os recomiendo, que abuséis todos de la ASERTIVIDAD, que no hay casos demostrables que hayan causado DAÑOS, pero si BENEFICIOS. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.